Para el año 2050, la incidencia de fractura de cadera aumentará un 310% en hombres y 240% en mujeres