Artroscopia de rodilla

La artroscopia es una técnica quirúrgica mínimamente invasiva para tratar trastornos de las articulaciones con el uso de fibra óptica para visión indirecta y herramientas quirúrgicas pequeñas. La primera inspección endoscópica directa de la articulación de la rodilla se documentó a principios del siglo XX; sin embargo, la práctica clínica de artroscopia comenzó solo cincuenta años después. Los “padres históricos” de la artroscopia quirúrgica fueron Kenji Takagi de Japón y Eugen Bircher de Suiza. Los artroscopios se habían vuelto más seguros y confiables desde la década de 1970 con la introducción de la fibra óptica, mientras que la visión se hizo más fácil con la invención de la televisión. Posteriormente, en los años 80 y 90, los instrumentos se refinaron y la artroscopia evolucionó de una herramienta diagnóstica a una terapéutica con las ventajas de un abordaje mínimo, pocas complicaciones y una breve rehabilitación.

 En pocos años, la artroscopia de rodilla también evolucionó para ser más terapéutica que diagnóstica y se usó específicamente para las meniscectomías parciales. Actualmente, la cirugía artroscópica, particularmente de la rodilla y el hombro, se ha convertido en una práctica común en todo el mundo.  Con el desarrollo de varias tecnologías, se anticipa que las técnicas artroscópicas evolucionarán aún más y desempeñarán un papel cada vez más importante en el diagnóstico y tratamiento de la patología articular.

Acude con un EXPERTO en artroscopia de rodilla!!!